Buena higiene bucal y controles periódicos.

La odontología preventiva es la forma moderna de reducir la cantidad de tratamiento dental necesario para mantener la boca sana. El trabajo en conjunto del odontólogo y del paciente permite prevenir la necesidad de tratamientos adicionales. Esto evita el tradicional y anticuado modelo de obturaciones y extracciones de dientes. La odontología preventiva le ayudará a mantener sus piezas dentarias y encías sanas. Las dos principales causas de daño y pérdida de dientes son la caries y las enfermedades de las encías, causadas por la placa bacteriana.

La higiene oral a través del cepillado de los dientes y del dorso de la lengua además del uso de la seda dental con el objeto de remover la placa bacteriana, sumado a la prevención mediante exámenes y limpiezas profesionales regulares son una garantía para la óptima mantención de la salud dental y periodontal. Esto permite la detección temprana de caries y de problemas periodontales incipientes, antes que se desarrolle un daño permanente.


La odontología preventiva, se basa en prevenir o evitar la aparición de diferentes enfermedades, o a lo sumo, disminuir el grado de malignidad o destrucción de las estructuras bucodentarías en el caso que aparezcan.

Si conocemos las causas de las enfermedades de la boca podemos evitarlas, aunque este muy extendido el concepto fatalista de pensar en el desgaste de nuestros dientes como parte de un proceso natural de degeneración el que cada cierto tiempo, se dañen los dientes y hay que correr al dentista para que lo solucione, entonces el dentista jugaría un papel pasivo en esta situación , ya que si actuáramos sobre las causas responsables de este proceso estamos no solo corrigiendo algunos defectos si no mas bien curando una enfermedad.
La odontología preventiva tiene por finalidad interponer barreras que interfieran en el desarrollo de enfermedades bucodentales, tales como caries y gingivitis.

El cuidado preventivo puede reducir costos

El cuidado diario es tan importante como los controles regulares.

La mejor manera de prevenir tratamientos costosos es cepillarse los dientes y usar hilo dental después de cada comida o, por lo menos, dos veces al día. 

El cuidado preventivo regular, el diagnóstico temprano y el tratamiento resultan útiles para evitar afecciones dentales que pueden significar altos costos y que pueden avanzar o empeorar por la falta de cuidado preventivo básico. Por ejemplo, en el caso de los tratamientos no preventivos, los costos, que corren por su cuenta, aumentan progresivamente a medida que el tipo de procedimiento dental se vuelve más complejo.

El odontólogo es quién debe transmitir y reforzar la educación sanitaria con respecto a la boca. Guiar en las técnicas de cepillado, uso del hilo dental, el refuerzo de actitudes positivas en la dieta e higiene. Monitorizar la salud de nuestra boca y el desarrollo de la boca en los niños, actuando cuando sea necesario para corregir situaciones que hagan peligrar esta salud

En InproDent nos tomamos esta tarea con mucha responsabilidad. Hemos incorporado un programa de prevención que nos permite mantener bocas sanas, luego de nuestros tratamientos o bien, en pacientes libres de patologías por mucho tiempo. El control periódico con radiografías Bitewing una vez al año, sin costo para nuestros beneficiarios, permiten asegurar que el paciente esté libre de caries, o en su defecto si existen, tratarlas tempranamente, evitando tratamientos largos y de alto costo para Usted.

No espere el último momento Es tan importante el cuidado de la dentición permanente como el de la dentición temporal (dientes de leche), en ambos casos es necesario realizar una buena higiene bucal por parte del paciente y asistir a controles preventivos periódicos con el dentista cada 6 meses, así estará evitando que se produzcan patologías más graves, al mismo tiempo que estará evitando tratamientos complejos y de alto costo.

LA SALUD BUCAL DE ELLOS DEPENDE DE USTED