El calor de esta temporada también puede afectar a nuestra boca y causar algunas enfermedades muy desagradables. Sobre todo si estamos de vacaciones. Así es que mejor prevenirlas y mantener una adecuada higiene dental, todos los días del año. Las bacterias no salen de vacaciones.

Las altas temperaturas forman el ambiente ideal para la proliferación de bacterias que son las que pueden producir aftas, o boqueras que afectan la mucosa bucal, caries, gingivitis, entre otras.

La boca es el órgano donde inicia el proceso de la digestión. Por lo tanto, el buen cuidado y la ingesta de alimentos beneficiosos durante la temporada de calor, son fundamentales en la prevención de estas enfermedades.

Una dieta saludable debe incluir jugos de frutas, verduras y agua en forma abundante, lo que te ayudará a prevenir patologías orales. Otro buen consejo es que disminuir la ingesta de alimentos y bebidas azucaradas, ya que aumentan los niveles de ácido que afecta a los dientes.

La higiene dental, es el punto clave para que los dientes y encías estén sanos. Por eso es importante intensificarla en esta época del año. Así es que, si vas a ingerir alimentos entre comidas, sería bueno que al menos te enjuagues la boca varias veces.

Del mismo modo, el cepillado es fundamental. Sobre todo el de antes de dormir, porque durante la noche los ácidos que destruyen los dientes se forman con mayor facilidad, ya que la secreción salival disminuye y el medio anaerobio, la boca cerrada, brinda condiciones favorables a la proliferación de bacterias.

También son buenas fechas para llevar a los niños al dentista, ya que están de vacaciones. Después de tanta fiesta veraniega, es bueno visitar al profesional para el chequeo general de la familia. Por supuesto, hay que acudir al dentista al menos una vez al año, porque permite detectar a tiempo cualquier problema y atenderlo, evitando complicaciones, dolor y gastos mayores.

 

 Para ello te proponemos una serie de consejos  muy adecuados para cuidar salud dental en verano, para esta época del año:

1.-Cuida la hidratación: Durante el verano en nuestro país, debido al incremento de las temperaturas pueden y especialmente en vacaciones en las que se realizan actividades al aire libre (visitas a las playas, excursiones por el campo, etc.) pueden darse episodios de falta de hidratación que afecten a la cantidad de saliva, la cual juega un papel muy relevante para mantener las mucosas de la boca hidratadas y prevenir la aparición de la caries dental.

2.-Comer frutas y verduras: En verano tenemos a nuestra disposición gran variedad de frutas y verduras de temporada a excelentes precios. Son por tanto una fuente de vitaminas de los más saludables para nuestra salud dental que vale la pena aprovechar. Además frutas como el melón y especialmente la sandía son ricos en agua, vitaminas A y C y minerales como el potasio que previene úlceras bucales.

3.- Precaución con helados y refrescos: Con los calores del rigor del verano siempre nos apetecen esos ricos helados, granizados y refrescos azucarados.  Hemos de tener en cuenta que al ser ricos en azucares afectan a nuestra salud dental y cuando los consumimos hemos de tenerlo en cuenta  para no favorecer la aparición de caries dental.

4.- No relajar los hábitos de higiene dental: Aunque nosotros estemos de vacaciones no hemos de relajar nuestros hábitos de salud dental. Las bacterias que atacan el esmalte de nuestros dientes produciendo caries dental nunca se toman vacaciones, por lo tanto hemos de permanecer  atentos al cuidado de nuestra boca.